Colombia: nueva normativa para aplicar el SGA en lugares de trabajo

La nueva Resolución 773 de 2021 del Ministerio de Trabajo define las acciones que los empleadores deben implementar en sus empresas en materia clasificación y comunicación de peligros de los productos químicos, de acuerdo con el SGA de la Organización de las Naciones Unidas – ONU, sexta edición revisada (2015), que Colombia adoptó a través del Decreto 1496 de 2018 el SGA/GHS con el fin de “convertirlo en una herramienta para la prevención de los potenciales efectos que los productos químicos peligrosos puedan tener sobre la salud humana y el medio ambiente”.

La implementación del SGA por parte de las empresas en los lugares de trabajo representa además una acción de promoción y prevención que establece como obligatorias el artículo 9° de la Ley 1562 de 2012 sobre el Sistema de Riesgos Laborales y Salud Ocupacional”.

Leer noticia completa

8 nuevas adiciones a la lista de sustancias candidatas.

El mes pasado, la Agencia Europea de Sustancias y Mezclas Químicas (ECHA) agregó 8 nuevas sustancias químicas peligrosas a la Lista de sustancias candidatas extremadamente preocupantes (SVHC), que ahora contiene un total de 219 entradas.

Algunas de ellas se utilizan en productos de consumo como cosméticos, artículos con perfume, caucho o textiles, y otros se utilizan, por ejemplo, como disolventes o retardantes de llama en la fabricación de productos plásticos. La mayoría de estas sustancias fueron añadidas a la Lista de Candidatas debido a su peligro para las personas, siendo tóxicos para la reproducción, cancerígenos, sensibilizantes respiratorios o disruptores endocrinos.

Leer noticia completa

Reunión nº 38 del Foro de Cumplimiento: principales conclusiones

El Foro preparará un proyecto de revisión de las FDS en 2022, realizará inspecciones en 2023 e informará en 2024 de los resultados.

El 38ª encuentro del Foro de cumplimiento vuelve a ratificar la mala calidad de la información en las fichas de datos de seguridad realizadas por las compañías. Ya detectó la problemática en su proyecto REF-2 allá por 2013, cuando constató que el 52% de las fichas contenía información deficiente, y sus últimas acciones en Estados Miembros confirman la tendencia casi una década después.

Leer noticia completa

Nueva normativa para las inspecciones de trabajo en México: endurecimiento de las normas y plazos acortados.

La Secretaría del Trabajo y Previsión Social (STPS) se ha autoimpuesto como objetivo prioritario la dignificación del trabajo y la estimulación de la productividad, entre otras cosas, mediante la vigilancia al cumplimiento de la normatividad laboral. Su principal instrumento para conseguir alcanzarlo será una mejora sustancial en la calidad, la eficacia y la oportunidad de las inspecciones federales de trabajo.

Ya en 2019 el modelo fue rediseñado para realizar inspecciones más certeras, aplicando análisis de datos y cruzando información con otras dependencias como el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), el Servicio de Administración Tributaria (SAT) o la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF), entre otras.

Y el pasado mes de marzo la STPS siguió avanzando en esta senda de mejoras anunciando un nuevo Programa de Inspección 2021.

Leer noticia completa

Glifosato sí o no: la propuesta de AGG no contempla cambiar la actual clasificación

El uso del herbicida más utilizado en el mundo está bajo la lupa después de que un informe de la OMS advirtiera de sus "posibles efectos cancerígenos ". En Europa su uso está garantizado hasta 2022, pero la EFSA y la ECHA acaban de recibir un borrador para su reevaluación, elaborado por cuatro Estados miembros de la UE, y cuyos resultados comenzarán ahora a estudiarse al detalle.

La propuesta científica del Grupo de Evaluación sobre Glifosato-AGG para su clasificación armonizada, dirigida a la ECHA el mes pasado, recomienda no cambiar la clasificación actual.

Leer noticia completa

¡NO ES SEGURO! El dióxido de titanio E171 deja de considerarse seguro como aditivo alimentario

Un panel de expertos de la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA) ha llegado a la conclusión de que no pueden excluir los problemas asociados a la genotoxicidad tras el consumo de partículas de dióxido de titanio.

El dióxido de titanio se utiliza como colorante alimentario (E171) para hacer que los alimentos sean más atractivos visualmente, para darles un color artificial o para restaurar su apariencia original. Se utiliza con frecuencia en productos de panadería fina, sopas, caldos, salsas, ensaladas, sándwiches y frutos secos procesados, pero también está presente en cosméticos, pinturas y medicamentos.

Leer noticia completa