GHS

La exposición a químicos peligrosos es una de las amenazas más serias que enfrentan tanto trabajadores como consumidores. Para evitar daños, muchos países desarrollaron legislaciones que dan testimonio de estos peligros de una forma correcta mediante el etiquetado y las Fichas de Datos de Seguridad. La existencia de diferentes métodos de comunicación de riesgos en cada país hizo ver la necesidad de implantar un sistema armonizado para unificar los criterios a nivel mundial. GHS ofrece un conjunto de recomendaciones que tratan de unificar los criterios de clasificación de los productos químicos a nivel mundial.

No obstante, esta armonización de los sistemas de clasificación y del etiquetado es una tarea complicada ya que GHS no puede utilizarse directamente en todo el mundo bajo ningún concepto, ya que simplemente se trata de una recomendación sin validez legal.

Cada país está incorporando GHS a su sistema normativo como por ejemplo CLP en la Unión Europea, WHMIS en Canada, HCS 2012 en Estados Unidos y de este modo en multitud de países (Argentina, Uruguay, Mexico, Brasil, Australia, Japón, Suiza, Turquía, ….)

Existiendo por tanto diferencias entre países y a su vez entre las adaptaciones que realiza cada país y el propio GHS de Naciones Unidas.

Por ello, a día de hoy sigue siendo preciso realizar la clasificación y el etiquetado de acuerdo a la normativa del país, y también cumplir con los requisitos específicos para fichas de seguridad en cuanto a formato, idioma y contenido.

SIAM pone al alcance de sus clientes las diferentes adaptaciones propias de cada país a nivel de sistema de clasificación y ficha de seguridad para de este modo no poner en riesgo por un incumplimiento normativo las costosas operaciones internacionales.

Conozca las más de 50 adaptaciones legislativas que dispone Chemeter.