Cumplir con el registro REACH y eliminar las SHVC de los flujos de residuos plásticos, claves para lograr un reciclaje no tóxico

Un nuevo estudio de la ECHA aborda la situación del reciclaje químico en la Unión Europea y su evolución

El reciclaje químico, un proceso mediante el cual los polímeros plásticos se descomponen químicamente para suministrar nuevos productos como el petróleo crudo, la nafta u otro tipo de combustibles, se utiliza para procesar varios tipos de residuos, incluida la biomasa, el hormigón y los residuos plásticos. Sin embargo, sólo una parte pequeña proporción de estos desechos plásticos se reciclan o incineran. La gran mayoría, se van acumulando en vertederos y se han vuelto omnipresentes en el entorno natural.

Teniendo en cuenta los niveles actuales de contaminación plástica y su potencial para dañar la salud humana y el medio ambiente, la ECHA ha publicado el informe "Reciclaje químico de materiales poliméricos a partir de desechos en la economía circular", que aborda el estado actual de los conocimientos sobre el reciclaje químico de materiales poliméricos y su gran potencial a la hora de luchar contra la contaminación plástica.

Con el objetivo de lograr una visión global y multidisciplinar, el estudio ha abordado el reciclaje químico utilizando dos metodologías principales:

  • Revisión Literaria: revisión de 229 fuentes de investigación y literatura gris publicadas desde 2015 para recopilar y analizar la información más reciente.
  • Consulta de expertos: Los autores del estudio entrevistaron a 22 expertos en reciclaje químico, con el objetivo de “completar y cotejar la información encontrada en la literatura revisada a través del juicio de expertos”.

El resultado de esta extensa fase de investigación es un texto que aborda las principales variables involucradas en el reciclaje químico, como tecnologías disponibles, flujos de residuos, sistemas de seguimiento o desarrollo normativo, y que extrae varias conclusiones y recomendaciones que resumimos a continuación.

Principales conclusiones y posibles soluciones

  • La falta de claridad en la terminología del reciclaje químico lleva a conclusiones confusas sobre la potencialidad del reciclaje químico en la economía circular, y se hace patente la necesidad de una armonización en el uso de terminología sobre reciclaje químico. Los artículos, informes y documentos reglamentarios siempre deben especificar las tecnologías de reprocesamiento químico incluidas en su ámbito de trabajo.
  • Las tecnologías de reciclaje químico (pirólisis, gasificación y quimiólisis) difieren en su potencial para contribuir a la circularidad de los plásticos, por lo que su potencial debe evaluarse caso por caso para evitar generalizaciones erróneas sobre sus ventajas o desventajas.
  • Los resultados de los estudios identificados no proporcionan una base sólida para sacar conclusiones sobre el destino de las sustancias preocupantes (SVHC) en todos los procesos de reciclaje químico establecidos. Para obtener conclusiones sólidas, deben realizarse investigaciones in situ en plantas de reciclaje de productos químicos.
  • Las cuestiones reglamentarias que afectan al reciclaje de productos químicos no se abordan en los artículos científicos. Sin embargo, las oportunidades y desafíos planteados por el Reglamento REACH y otras legislaciones sobre la seguridad de los productos químicos siguen siendo específicos para cada tecnología de reciclaje químico. Y es que si los residuos desechados, en vez de ser destruidos, vuelven a entrar en la economía, bien como material reciclado incorporado en nuevos productos o para su comercialización como materia prima secundaria, la normativa REACH se aplica para garantizar la seguridad del nuevo producto.
  • Las tecnologías digitales, especialmente la tecnología blockchain, contribuyen a mejorar la trazabilidad de las sustancias extremadamente preocupantes en el reciclaje. Sin embargo, su implementación requiere importantes esfuerzos interorganizacionales y organizacionales.